CDT / NOTICIAS

Los goles hermanaron a Nino y Julito

El 26 de agosto de 2010, el delantero andaluz vivió en los exteriores del Estadio una cita especial con el máximo realizador del CD Tenerife de todos los tiempos. “Yo tenía que moverme por todo el campo, en busca del balón, robarlo y dar con la portería contraria”. “No dejes de ser tú mismo; no hagas caso a nadie: haz lo que creas más adecuado en cada momento”, le aconsejó Julito.

Volver

17/08/2020

Nino regresó en febrero a la isla. Han pasado casi nueve años desde su despedida como blanquiazul en una tarde aciaga, la del 28 de mayo de 2011. Tan infeliz como el grueso del curso, aquel que acabó con el descenso a Segunda B. Sin duda, si alguien mereció entonces el indulto, ése fue el delantero natural de Vera (Almería), que durante cuatro temporadas no paró de marcar goles para el CD Tenerife, hasta completar una cifra al alcance de pocos: 80 dianas.   

Nueve meses antes, el 26 de agosto de 2010, cuando nadie podía imaginarse aquel fatídico desenlace, Nino acudió a una cita especial en los alrededores del Estadio. Un encuentro con el máximo goleador de la historia del club, Julio Alonso Arribas, el gran Julito, que a sus 80 años se presentó en el lugar con la ilusión de un chiquillo. No era para menos: casi medio siglo después de colgar las botas, la reunión con el ídolo del momento adquiría para él tintes de homenaje inesperado.   

Fue un acto sencillo, en un lugar emblemático, acorde con la personalidad y la trayectoria de sus protagonistas. Julito y Nino, cara a cara, bajo el viejo pórtico del Heliodoro Rodríguez. Pasado, presente y futuro en el corazón tinerfeñista. Les separaban entonces 45 goles, pero el delantero andaluz estaba en condiciones de alcanzar la marca establecida por Julito y tomar el testigo del viejo cañonero de los cincuenta.

“En mis tiempos no era como ahora, que el delantero está más cerca del área rival. Yo tenía que moverme por todo el campo, en busca del balón, robarlo y dar con la portería contraria”, explicaba aquel día Julio Alonso, quien llegó a la Isla en noviembre de 1952, procedente de su Madrid natal, con 21 años. No podía imaginar entonces que iba a quedarse aquí para siempre. Como tampoco que a esas alturas de su vida iba a terminar residiendo a solo una manzana del estadio en el que escribió las mejores páginas de su trayectoria deportiva.

Contratado para encarar el desafío de jugar por vez primera en categoría nacional, con el salto de competición regional a Segunda División, Julito cumplió el objetivo con creces. En el plazo de seis meses, los blanquiazules solventaron una liguilla con la Unión Deportiva Tenerife, aglutinante de los otros clubes históricos del área Santa Cruz-Laguna y el Norte, fruto de la fusión entre el Portuense y el Orotava, para batirse luego en la eliminatoria decisiva con el Orihuela.

Nino escuchó atónito esta síntesis sobre el preludio del ingreso de su equipo en la categoría a la que retornaba ese verano, tras el descenso de Primera. Tomó conciencia sobre la figura del veterano al que acababa de conocer. Y lo hizo en un espacio simbólico, la puerta por la que miles de aficionados accedieron al estadio capitalino en la tarde del 31 de mayo de 1953, la del 3-1 frente al Orihuela, cuando Julito se convirtió en artífice del triunfo y el ascenso, gracias a la obtención de los dos goles que valían para remontar el 2-1 de la ida.

Durante las diez campañas siguientes, Julito fue sumando goles en categoría nacional hasta alcanzar los 112 que le mantienen como máximo artillero del representativo en partidos oficiales. Cincuenta y nueve años después de que marcara el último, contra el Real Jaén, el 19 de febrero de 1961, tal registro permanece inalterable. Con el paso del tiempo, solo Juan Pizzi (89 goles), Antonio El loco (83), un contemporáneo suyo, y el citado Nino (80) han sido capaces de seguir su estela. Aunque lo cierto es que todos se quedaron lejos de su marca.

La aparición de Nino, que en sólo tres años había alcanzado la cifra de 62 tantos, valió para rescatar del baúl de los recuerdos el ranking absoluto de los artilleros del Tenerife. Su regularidad extraordinaria y la renovación de contrato hasta el año 2014 situaron al almeriense ante un desafío inesperado. “No dejes de ser tú mismo; no hagas caso a nadie: haz lo que creas más adecuado en cada momento”, le aconsejó Julito.

El hermanamiento de los goleadores, una vez inmortalizado con la fotografía de rigor, acabó con un apretón de manos y el deseo sincero de suerte por parte del octogenario. Tres años después, el 2 de junio de 2013, Julito fallecía de manera repentina. Una indisposición en plena calle, la mañana que el CD Tenerife lograba en Hospitalet la vuelta a Segunda División, acabó con su vida.

Nino continuó marcando goles y, avanzada la competición, acabó por superar en el ranking a Rommel Fernández (63 goles), Víctor y José Juan (74). Sin embargo, el descenso de categoría precipitó su salida del club, tres años antes de lo estipulado. La desvinculación se materializaría el 8 de julio de 2011, para comprometerse con el Club Atlético Osasuna, donde jugó las cinco temporadas siguientes. Superado el quinquenio navarro, en 2016 regresó a Elche, donde ya acumula 12 cursos, en sus dos etapas como blanquiverde.El pasado domingo su tanto en La Romareda resultó clave para situar a su equipo en la final del play off por el ascenso a LaLiga Santander ante el Girona FC.

Un interior con llegada

En los tiempos de la furia española, Julito no fue un goleador al uso. Interior diestro difícil de detectar, aparecía por sorpresa en el área. Cedido por el Atlético Madrid, le hizo dos goles al Orihuela en la promoción de ascenso a Segunda División. Formó un tándem letal con Antonio el Loco. Desplazado a la suplencia por la irrupción de jóvenes como Santos o José Juan, se quedó a vivir en la Isla.

El último ídolo

Vital en el último ascenso a la élite, Nino se ganó con su entrega y sus tantos a la afición pese a despedirse de la entidad con dos descensos consecutivos. Delantero con buena técnica y capaz de cubrir todo el frente del ataque, su aportación no se reducía a los goles. Acostumbrado a pelear en inferioridad, ofreció su mejor rendimiento con Alfaro como complemento ofensivo.

#HistoriaCDT

*Área de Proyectos Históricos de la Fundación Canaria del CD Tenerife

Se habla de: CD Tenerife, Julito, Nino

CDT / NOTICIAS SUGERIDAS

19/10/2020 10:52 | Noticias / Primer equipo

Carlos Pomares: "Era importante puntuar y mostrar buenas sensaciones"

El defensa del CD Tenerife valora "el trabajo como equipo" que desarrolla el conjunto blanquiazul en la reciente visita al Real Sporting (1-1). Además ya se centra en el encuentro de este miércoles, a partir de las 18:00 hora canaria (El Toralín), ante la SD Ponferradina: "Es un bloque con las ideas muy claras". En lo personal afirma sentirse "muy contento de que el equipo sume, también de poder aportar, y ahora con la idea de continuar con estas buenas sensaciones".

19/10/2020 08:36 | Noticias / Primer equipo

Plan semanal de preparación del CD Tenerife

El equipo de Fran Fernández iniciará la semana con sesiones de trabajo en Gijón y en Ponferrada. Todo ello con la idea de afrontar, en óptimas condiciones, la visita a la SD Ponferradina de la séptima jornada en LaLiga SmartBank (21/10, 18:00 hora canaria). Posteriormente continuará la preparación para recibir, en el Heliodoro Rodríguez López, al RCD Espanyol (25/10, 17:15 horas).

  • 2019

    Suso Santana disputó su partido 293 e igualó a Chano como el quinto jugador blanquiazul con más encuentros.