CDT / NOTICIAS

Adiós a un mito blanquiazul

Fallece a los 91 años Santiago Villar, jugador del CD Tenerife durante 16 temporadas. Solo en categoría nacional, jugó 256 partidos y marcó 15 goles. Es el duodécimo futbolista que más veces defendió los colores tinerfeñistas. Los jugadores del CD Tenerife portarán en su memoria brazaletes negros en el partido que disputarán el próximo domingo, en el Heliodoro Rodríguez, ante el Rayo Vallecano. Antes de comenzar el encuentro se guardará un minuto de silencio en  su memoria.

Volver

10/02/2020

El tinerfeñismo llora la muerte de Santiago Villar González (Santa Cruz de Tenerife, 30 de abril de 1928), jugador del CD Tenerife durante 16 temporadas, entre 1947 y 1963, y artífice directo de los ascensos a Segunda División (1953) y Primera (1961).

Al término de su carrera como futbolista, el club le impuso el 13 de agosto de 1963 su insignia de oro y brillantes. Además, Villar fue entre 1963 y 1969 ayudante de entrenador en el primer equipo, al que incluso llegó a dirigir de manera interina en tres temporadas distintas.

Toda una institución en el representativo, Santiago Vilar debutó como tinerfeñista el 28 de diciembre de 1947, cuando el CD Tenerife era el último clasificado del Campeonato Regional de Tenerife por detrás de Hespérides, Norte, Real Unión, Price e Iberia, tras sumar un punto en cuatro jornadas. Ese domingo —pese a la derrota (3-0) en La Laguna en su visita al Real Hespérides—, también se estrenó Antonio el Loco Pedrero Rodríguez (1930-2007), otro de los mitos blanquiazules en la década de los cincuenta.

En julio de 1948, sólo siete meses después, ambos llevaban al equipo blanquiazul a ganar un torneo local jugado a una sola vuelta al imponerse (2-1) al Hespérides en el decisivo partido celebrado en el Stadium.

Villar y Antonio El Loco tuvieron vidas paralelas: coincidieron en su marcha al Atlético de Madrid, donde tuvieron una trayectoria breve por culpa de una lesión en caso del delantero y de un desacuerdo económico en lo que respecta a Villar, que abandonó la Isla el 3 de noviembre de 1952, comprometido con el Atlético, para regresar el 29 de diciembre en calidad de cedido.

Villar fue vital en el ascenso blanquiazul a Segunda División de 1953 y figura en el once de leyenda (Cuco; Chicho, Isidoro, Perla; Villar, Servando; Óscar, Julito, Antonio, Méndez y Paquillo) que eliminó al Orihuela, recitado de carrerilla por los niños de la época. La campaña siguiente, el Atlético de Madrid volvería a cederlo para jugar en la Isla con ocasión del estreno en categoría nacional.

Como blanquiazul, y sin contar la trayectoria en ligas regionales, Villar jugó 256 partidos y marcó 15 goles. Es el duodécimo futbolista que más veces defendió los colores del CD Tenerife, con el que también ascendió en 1961 a Primera División, jugando, además, en el primer paso por la élite del representativo.

Villar fue protagonista, junto a Tomás, de una cesión a la UD Las Palmas en abril de 1956 para reforzar al equipo amarillo en una eliminatoria de la Copa del Generalísimo frente al Atlético de Madrid.

Con motivo del fallecimiento de Santiago Villar, los jugadores del CD Tenerife portarán en su memoria brazaletes negros en el partido que disputarán el próximo domingo, en el Heliodoro Rodríguez, ante el Rayo Vallecano. Antes de comenzar el encuentro se guardará un minuto de silencio en  su memoria. La capilla ardiente se encuentra instalada en el Tanatorio de Servisa (sala 8), donde este martes tendrá lugar el sepelio, a las 16:00 horas. DEP.

Fototeca: Juan Galarza

 

Se habla de: CD Tenerife, Santiago Villar

CDT / NOTICIAS SUGERIDAS

21/09/2020 14:13 | Noticias / Primer equipo

Minutos y relevancia para los cinco fichajes 20/21

A falta de Nono, cinco de los seis fichajes del CD Tenerife de la nueva campaña, ya han tenido la oportunidad de participar con la camiseta blanquiazul. Jacobo, en la primera jornada, anotó su primer gol como tinerfeñista, asistido por Manu Apeh.

21/09/2020 08:00 | Especiales / Institucional / Noticias

García Sanabria, acusado de 'futbófobo'

El auge del fútbol y la irrupción del CD Tenerife en la vida local, a comienzos de los años 20, generó más de un quebradero de cabeza a las autoridades municipales de Santa Cruz de Tenerife. “Al alcalde no le gustan los chutes, ni los corners, ni los golpes de cabeza. No solo no le gustan sino que es terrible enemigo de ello”, afirmaba el periódico republicano 'El Progreso' en su portada del 26 de octubre de 1923